EP

  • María Pia Grillo, de Montreal, descubrió una imagen suya en el Street View de Google Maps.
  • Pidió retirar la foto, pero no le hicieron caso.
  • Ahora alega haber sufrido “daños emocionales por depresión” por las bromas.
  • La foto ha sido publicada en ‘Le Journal de Montreal’.

Google Street View

Google tendrá que pagar 1801 euros a una mujer de Montreal, Canadá, que denunció a la compañía por mostrar su escote en una imagen de Street View en Google Maps. La mujer llamada María Pia Grillo decidió buscar su casa usando dicha aplicación en 2009 y descubrió que había una imagen suya en su terraza en la que salía inclinada hacia delante, dejando al descubierto parte de su escote.

Aunque el sistema automatizado de Google censuró su cara, la mujer creía que había suficiente información en la imagen para que cualquier conocido la identificara. Ante esta situación, un juez de Canadá ha considerado que la intimidad de María Pía Grillo ha sido violada.

Según ha señalado el juez Alain Breault, la demandada ha experimentado una pérdida significativa de la dignidad al recibir comentarios maliciosos y humillantes por parte de sus compañeros de trabajo, que fectivamente se dieron cuenta de quién era. Por todo ello, el magistrado pide a Google que pague 1801 euros a Grillo y un adicional de 110 euros por los gastos de la corte.

Bromas en el banco

Maria Pia Grillo ha ganado, aunque no por completo ya que en un principio solicitaba 33.000 euros en concepto de daños emocionales por depresión y por las bromas de sus compañeros en el banco para el que trabaja.

Las imágenes fueron capturadas en marzo de 2009, aunque no fueron publicadas hasta octubre de ese año. De acuerdo con los documentos estudiados por los juzgados, Grillo pidió a Google que eliminara la imagen. Sin embargo, no obtuvo ninguna respuesta por parte de la compañía.

Durante la investigación, la afectada aseguró que se sentía “muy vulnerable” al saber que información personal como la matrícula de su vehículo o su casa estaba disponible para cualquier persona que tuviera acceso a Internet.








20MINUTOS.ES

  • Denuncia la falta de consenso y que afecta a la libertad de expresión.
  • El Gobierno no ha mantenido contacto con cientos de cabeceras y medios.
  • La marcha de empresas como Google supondría “un precipicio digital” y convertiría a España “en la primera democracia con un cierre masivo de medios”.

El Congreso aprueba la LPI

Tras la aprobación en el trámite del Congreso y Senado de la LPI, y únicamente con los votos del partido del Gobierno, la Coalición Prointernet ha denunciado que todo el proceso legislativo se ha realizado sin haber mantenido ni un solo contacto con las entidades afectadas, en un proyecto de ley que afecta a la libertad de expresión en vísperas de procesos electorales.

La Coalición Prointernet ha reiterado su petición al Gobierno para que paralice la aplicación de la nueva LPI, incluyendo el polémico artículo 32.2 y sus modificaciones, conocidos como “Canon AEDE”, y abra una verdadera mesa negociadora con todos los medios y entidades afectadas.
 
Hasta la fecha, y según comunica la Coalición, el Gobierno del PP no ha mantenido ni un solo contacto con esta Coalición que representa a cientos de cabeceras de medios, blogs, empresas, instituciones y organismos que forman parte esencial de Internet en España.

Por el contrario, los grupos de la oposición, tanto en el Congreso como el Senado han mantenido permanente contacto con la coalición como base de su conocimiento del impacto y posterior oposición frontal a este Proyecto de Ley.  

Hacia un “precipicio digital”

Empresas españolas y multinacionales del sector ya han anunciado que cesarían sus actividades en España en el momento en que se pusiera en marcha. Esto supondría un “precipicio digital” y el primer caso de una democracia en el mundo en que se produce el cierre masivo de medios y agregados.

La Coalición ProInternet quiere expresar su más rotunda protesta ante el impacto de esta Ley, y sobre el precipitado desarrollo legislativo de un proyecto que  daña las libertades y el desarrollo de la economía en Internet, y que se lleva a cabo por el Gobierno sin realizar ni una sola reunión con los afectados. “Un impacto gravísimo”, según la Coalición, “que sumado a otros muchos aspectos de esta redacción lleva a nuestro país a un precipicio digital de enorme impacto para el desarrollo de la Sociedad de la Información”.

Oposición frontal

La Coalición Prointernet y otras entidades como la CNMC, CEOE AFI, etc,  así como decenas de miles de ciudadanos, ya han expresado y asentado en diversos informes el enorme impacto negativo de esta modificación de la LPI, que requeriría, dada su transcendencia,  de mayor diálogo con los sectores implicados y una cuantificación de su impacto en las libertades y el mercado de Internet en España y en Europa.

Por eso la Coalición sigue “haciendo una llamada al diálogo y el análisis antes de modificar sustancialmente la realidad de Internet en España con enormes riesgos para las empresas, el empleo y la libertad de información de los ciudadanos”.








EFE

  • Gottfrid Svartholm Warg, de 30 años, será expulsado de Dinamarca cuando haya cumplido la sentencia.
  • Lleva casi un año en prisión preventiva.
  • El caso afecta a miles de registros de números de identificación personal y carnés de conducir, copiados entre abril y agosto de 2012.

The Pirate Bay

Un tribunal danés ha condenado al sueco Gottfrid Svartholm Warg, cofundador del popular portal The Pirate Bay (TPB), a tres años y medio de cárcel por un ataque informático a la empresa que aloja varios registros policiales en Dinamarca.

Warg, de 30 años, será expulsado de Dinamarca cuando haya cumplido la sentencia y no podrá volver al país, ha dictaminado este viernes el tribunal de Frederiksberg (Dinamarca), que declaró al hacker sueco culpable de piratería informática y daños, aunque lo absolvió de alterar los sistemas de información.

El tribunal rechazó poner en libertad a Warg, que lleva casi un año en prisión preventiva, apelando al riesgo de fuga.

Un hacker danés de 21 años fue condenado a seis meses de prisión por colaboración en intento de cometer un delito informático.

La defensa de Warg, para el que la fiscalía pedía cinco años, apeló la sentencia, mientras que los abogados del joven danés, que pasó dieciséis meses en prisión preventiva, anunciaron que pedirán una indemnización al Estado.

El fallo consideró improbable que el ordenador de Warg, en el que había archivos encriptados de la empresa, pudiera ser controlado a distancia por otros para cometer los delitos, como aquel aseguraba.

El mayor caso de piratería

Se trata del mayor caso de piratería informática en Dinamarca y afecta a miles de registros de números de identificación personal y carnés de conducir, copiados entre abril y agosto de 2012.

La larga prisión preventiva y las restricciones de las comunicaciones en prisión han sido objeto de críticas en un caso en el que la Policía danesa no ha salido muy bien parada: durante el juicio trascendió que hicieron falta varios avisos de sus colegas suecos y muchos meses para que se abriera una investigación.

“Anakata”, alias de Warg en internet, y tres personas vinculadas a TPB, uno de los mayores portales del mundo para intercambio y descarga de archivos, fueron condenados en 2009 en Estocolmo a un año de cárcel por un delito contra la ley de derechos de autor.

Warg no se presentó al juicio de apelación y se fugó a Camboya, desde donde fue extraditado a Suecia en 2012.

El hacker sueco cumplió dos tercios de la condena, pero al salir de prisión, fue acusado inmediatamente de otro delito de piratería informática en Suecia y después de pasar por prisión, extraditado a Dinamarca.








EFE

  • Ayudará a explicar cómo se forman y evolucionan las grandes estructuras del Universo.
  • Procede de estrellas en cúmulos que no están unidas gravitacionalmente.
  • Las estrellas estudiadas están a 4.000 millones de años luz de la Tierra.

La imagen más clara de la galaxia Messier 33

Investigadores del Instituto de Astrofísica de Canarias y de la Universidad de La Laguna han observado con el telescopio espacial Hubble la luz “fantasmal” procedente de la destrucción masiva de galaxias, lo que ayuda a explicar cómo se forman y evolucionan las grandes estructuras del Universo.

La luz intracumular o “fantasmal” de los cúmulos de galaxias proviene de estrellas en cúmulos que no están unidas gravitacionalmente a ninguna galaxia en particular, indica en un comunicado el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC).

Según la predicción teórica, enormes fuerzas de marea destruirían las galaxias y forzarían a sus estrellas a vagar libremente por los cúmulos.

De esta manera, conocer las propiedades de esta luz intracumular ofrece pistas sobre la formación y evolución de los cúmulos de galaxias pero el gran problema al que se enfrentan los astrónomos al estudiar esta luz es que es muy débil y, por lo tanto, difícil de observar.

También debe estudiarse a una cierta distancia del cúmulo para no estar contaminados por la luz proveniente de las partes más externas de las galaxias que forman parte de él.

A 350.000 años luz

Utilizando los datos más profundos de cúmulos de galaxias obtenidos gracias al telescopio espacial Hubble, investigadores del IAC y de la ULL han podido estudiar, por primera vez en detalle, las propiedades de esta luz hasta distancias de 350.000 años luz en el cúmulo Abell 2744, que se encuentra a unos 4.000 millones de años luz de la Tierra.

Para ello han usado los datos de un nuevo cartografiado -el “Hubble Frontier Fields” (Campos Frontera del Hubble)- que el telescopio Hubble está tomando y que incluye 6 cúmulos de galaxias con una profundidad sin precedentes.

El estudio se ha publicado en la revista especializada Astrophysical Journal.

EUROPA PRESS

  • El colectivo de ‘hacktivistas’ ha dejado un mensaje de protesta contra el llamado ‘canon AEDE’ en la web de la asociación.
  • En el mensaje Anonymous aseguran que el canon aprobado por “vuestros amigos del corrupto Partido Popular” no frenará una “Red libre”.
  • También advierte a la asociación, formada por El País, El Mundo, La Razón, ABC y La Vanguardia, entre otros, que han copiado sus documentos.

Web de AEDE hackeada

El colectivo de ‘hacktivistas’ Anonymous se ha introducido en la web de la Asociación de Editores y Diarios Españoles (AEDE), de la que formarn parte los diarios El País, El Mundo, As, La Vanguardia, ABC, La Razón y El Correo, para criticar la aprobación del proyecto de reforma de la Ley de Propiedad Intelectual (LPI), que entre otras cosas prevé un canon para agregadores de noticias.

La aprobación de la nueva LPI y medidas como multas de hasta 600.000 euros para combatir la piratería o la conocida como ‘tasa Google’ o ‘canon AEDE’ no ha sentado bien a mucha gente de la industria cultura y de Internet.

Previamente, agregadores como Menéame o Google, que cuenta con su servicio de Noticias, habían expresado su rechazo a la nueva LPI con comunicados y críticas expresadas a través de Twitter.

El pasado febrero Anonymous también hackeó la web de AEDE para protestar por esta misma causa.

En esta ocasión Anonymous ha vuelto ha reiterar su postura con el siguiente mensaje, en el que proclaman una Internet Libre:

“Si pensáis, carteristas de la información, que con la aprobación del canon por parte de vuestros amigos del corrupto Partido Popular, váis a acabar con un Internet libre y al servicio de los ciudadanos, es que no nos conocéis.

Ni vosotros, ni vuestros medios vendidos al servicio de la corrupción institucionalizada, van a conseguir acabar con una Red libre. Vuestros abogados y mercenarios de la porra intentarán protegeros de nosotros, pero nosotros somos una IDEA; no combatimos por un salario, ni porque nos paguen unas putas como, seguramente, harán con vosotros.

Esperadnos!

Nunca estamos lejos de vuestros puertos, servidores, paneles de control y documentos (de los que ya hemos hecho una bonita copia).

La 9 de Anonymous”


EUROPA PRESS

  • Se han confirmado desperfectos en los edificios de apoyo, en el lanzador de cohetes sonda y la plataforma que “sufrió los daños más graves”.
  • La evaluación inicial muestra daños en las barras del erector del lanzador y se han detectado escombros por toda la zona.
  • Este primer exámen es una “mirada superficial”, ya que el examen completo llevará “muchas semanas”.

Explota un cohete de la NASA

El Equipo de Respuesta a Incidentes de la NASA ha completado una evaluación inicial acerca del lanzamiento “catastrófico” de Antares, que explotó segundos después de su despegue, este martes.

En un comunicado oficial, la agencia espacial estadounidense ha enumerado los daños más visibles, que se han producido en la plataforma de lanzamiento y en los edificios más cercanos.

Por el momento, se han confirmado desperfectos en una serie de edificios de apoyo en el área inmediata al despegue, así como un lanzador de cohetes sonda, adyacente a la plataforma, que “sufrió los daños más graves”.

En el lugar del lanzamiento, en la propia pista, la evaluación inicial muestra daños en las barras del erector del lanzador —el sistema que coloca el cohete en vertical para ser lanzado— y se han detectado escombros por toda la zona.

Según explica la nota, la evaluación inicial es una “mirada superficial”, ya que el examen completo llevará “muchas semanas”. La intención es comprender mejor y analizar el alcance de los efectos del evento.

“En los próximos días y semanas por venir, vamos a seguir evaluando los daños ocurridos en la zona y a comenzar el proceso de cara a restaurar nuestra capacidad de lanzamiento espacial. No tengo duda de que vamos a reiniciar la actividad más fuertes que nunca”, ha añadido.

El equipo de emergencias del centro Wallops también está llevando a cabo evaluaciones en el lugar, con observaciones preliminares sobre los efectos ambientales provocados por este lanzamiento fracasado. Concretamente, se están cogiendo muestras de aire, suelo y agua en todo el área del incidente, así como en los sitios de control para el análisis comparativo.

A pesar de este revés, el mensaje comienza con las “alabanzas” de Bill Wrobel, director del centro espacial Wallops (Virginia), donde se produjo el suceso, al trabajo del equipo de lanzamiento y de seguridad, así como a todos los responsables de respuesta a una emergencia por su “profesionalidad” que, según ha apuntado “ha garantizado la seguridad del recurso más importante, el pueblo”.

  

20MINUTOS.ES

  • En septiembre, un total de 4,982 millones de usuarios accedieron a los contenidos de ’20minutos.es sites’ exclusivamente desde sus teléfonos o tabletas.
  • Supone un crecimiento del 4,5% respecto al mes de agosto; sumando los usuarios desde ordenador, la cifra asciende a 9,232 millones de visitantes únicos.
  • A nivel mundial, ’20minutos sites’ sigue como el segundo medio de comunicación más leído en castellano (13,058 millones) y el 19 en todos los idiomas.

Comscore septiembre

20minutos sites (todos los sitios on line de 20minutos) ha comenzado el curso como líder indiscutible en visitas a través de dispositivos móviles en España dentro de la categoría de diarios de información general.

Durante el pasado mes de septiembre, un total de 4,982 millones de usuarios accedieron a los contenidos de 20minutos sites exclusivamente desde sus teléfonos móviles o sus tabletas, un 4,5% más que en agosto, según los datos de la empresa de medición on line comScore.

Por detrás en este ranking se situaron ABC.ES Sites (4,853 millones y -3,2%), El País Sites (4,659 millones y +5,1%) y Elmundo.es Sites (4,144 millones y +2,1%). A la decidida apuesta por la información móvil de 20minutos se sumó este verano el rediseño de la web móvil, más intuitiva y con un mayor protagonismo de los botones sociales, entre otras novedades.

Si sumamos a las móviles las visitas a través de ordenadores (Total Digital Population), 20minutos sites alcanzó el mes pasado la cifra global de 9,232 millones de visitantes únicos, con un crecimiento del 13,8%. Consolidó así su cuarta posición en la lista de medios por detrás de Elmundo.es Sites (11,86 millones y +14,6%), El País Sites (11,73 millones y +13,1%) y ABC.ES Sites (10,14 millones y +9,4%).

En quinto lugar se sitúa La Vanguardia, medio al que 20minutos sites saca 1,990 millones de visitantes únicos; de agosto a septiembre, además, 20minutos sites recortó su distancia con ABC.ES Sites en 243.000 visitantes.

Ranking mundial

Si nos fijamos en las cifras a nivel mundial, 20minutos sites mantiene la segunda posición como medio de comunicación más leído en castellano con un total de 13,058 millones de visitantes únicos en septiembre, un 7,7% más que en agosto. Solo le supera El País Sites, con 13,699 millones de visitantes únicos y un aumento del 10,5%.

Por detrás de 20minutos sites en el ranking mundial están Elmundo.es Sites ((13,056 millones y + 14,3%), CLARIN.COM (10,534 millones y +6,6%) y ABC.ES Sites (9,955 millones y +11,5%), entre otros.

Sin hacer distinción de idiomas, 20minutos sites se sitúa en el puesto 19 del Top20 de medios de comunicación on line más leídos de todo el mundo. En cuanto Latinoamérica, 20minutos sites mantiene la segunda posición como medio on line más leído en México y también en Chile; en Argentina y Colombia se sitúa en cuarta posición.

Grupo 20minutos es el grupo editor del diario 20minutos y de la web 20minutos.es, así como de otras publicaciones como El mensual y sitios on line como Gonzoo.com y Tiempo y Temperatura. Asimismo, cuenta con ediciones digitales en México y EE UU. Como parte del grupo noruego Schibsted, junto a Infojobs y Anuntis, compone uno de los grupos de comunicación más importantes a nivel nacional.








El estado de nuestros mares

tecnologia 31 de octubre de 2014 0 Comentarios

MARTA ORTIZ GINESTAL

  • Luces y sombras en la rica biodiversidad de los mares que rodean España.
  • El 70% de la basura que llega al mar acaba en el fondo marino y solo el 15% del total llega a las playas.
  • Visualiza y descarga el PDF del número de noviembre de el mensual.

Tortuga boba

Sumergirse en los procelosos mares españoles entraña la singularidad de hacerlo, precisamente, en las aguas del segundo país con mayor superficie marina de la Unión Europea. Nuestros mares, que rozan el millón de kilómetros cuadrados de extensión y recorren 8.000 km de costa, albergan una rica diversidad biológica que dista mucho de la de otros estados vecinos. El devenir histórico, marcado por diferentes fenómenos oceanográficos, biológicos y geológicos acontecidos hace millones de años, se ha sumado a la multiplicidad de hábitats costeros de nuestro país -playas, rías, marismas, ínsulas…- para cincelar el excelente medio marino que hoy poseemos, uno de los más ricos del mundo en lo que a diversidad biológica se refiere.

En las regiones biogeográficas españolas -Macronésica, Atlántica y Mediterránea- se pueden hallar importantes hábitats marinos, como praderas de posidonia -de gran relevancia ecológica-, arrecifes de coral, estructuras submarinas causadas por la emisión de gases o especies como la tortuga boba (en la imagen) o la pardela balear, única ave marina endémica de nuestro país. Asimismo, el Listado de Especies en Régimen de Protección Especial de nuestro país acoge un total de 155 especies marinas protegidas, entre las que se cuentan mamíferos, tortugas y aves, peces, invertebrados y flora. Entre ellas se hallan algunas consideradas como vulnerables -susceptibles de pasar a estar en peligro de extinción en un futuro medio- como la orca, el delfín mular o la marsopa común, y otras en peligro de extinción, como la piña de mar, la ballena vasca o el esturión.

Pero los peligros que desafían nuestros piélagos no se limitan tan solo a la eventual desaparición o conservación de las especies más expuestas. La contaminación es una de las principales amenazas que asuelan nuestras aguas. Procede, en parte, de los vertidos de residuos urbanos o industriales que se realizan en ríos y mares; de las fugas ocasionadas en perforaciones de pozos submarinos, o las que tienen lugar durante la carga y descarga de crudo; pero, sobre todo, del vertido silencioso de residuos de hidrocarburos resultante del lavado de tanques petroleros o el vertido de aguas de sentinas de barcos.

El informe Vertido de hidrocarburos desde buques a los mares y océanos de Europa, elaborado por la organización internacional Oceana, revela que “en España el tráfico de hidrocarburos pesados [crudo, fuel…] puede generar más de 3,5 millones de toneladas de residuos; solo de lodos y restos del transporte de petróleo, podrían superar las 250.000 toneladas. (…) La contaminación crónica de los océanos tiene órdenes de magnitudes muy superiores a los que puedan darse puntualmente por accidentes”, prosigue; lo que significa que los vertidos rutinarios de hidrocarburos en mares y océanos resultan hasta tres veces más letales que las grandes catástrofes  que devienen en mareas negras.

El 55% de la basura en el mar corresponde a plásticos

Por su parte, las basuras son otra fuente importante de polución marina. El Programa de Medio Ambiente de Naciones Unidas cifra en 6,4 millones las toneladas de basura que se vierten anualmente en mares y océanos de todo el mundo, siendo los plásticos -bolsas y botellas en su mayoría- el residuo principal hallado en gigantescas islas flotantes de residuos.

En España, en 2013 pudimos saber que, según datos del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, el 55% de la basura marina encontrada ese año en 26 playas analizadas de las costas españolas correspondía a plásticos, si bien este dato asciende hasta el 71% en el caso de la demarcación marina sudatlántica (Huelva y suroeste de Cádiz). 

Sin embargo, esta es tan solo la punta del iceberg. El estudio Basuras en el mar, de Greenpeace, calcula que “solo el 15% del total de la basura en el mar llega a las playas. (…) Un 70% acaba en el fondo marino y otro 15% se mantiene en la columna de agua”.  

Lejos de ser este un problema que amenace tan solo al hábitat marino o la salud humana, tiene también un importante impacto económico en lo que a la contaminación de espacios turísticos se refiere y al sustancial desembolso económico que suponen las consiguientes tareas de limpieza.

La búsqueda de gas, petróleo y recursos minerales es otra actividad que amenaza nuestros fondos marinos. Según WWF, los proyectos de explotación o exploración en España cubren, al menos, el 12% de nuestra superficie marina: “Desde el golfo de León, hasta el Estrecho, sin olvidar las Islas Canarias y el Cantábrico”. Con el correspondiente peligro que comportan estas prospecciones para la biodiversidad.

Las especies invasoras contribuyen a la desaparición de biodiversidad

Asimismo, la proliferación de especies invasoras que asuela las aguas está considerada, tras la destrucción de hábitats, el segundo motivo de desaparición de biodiversidad.

La ubicación de España, lugar de tránsito de cargueros y petroleros que se dirigen de Oriente Próximo a Europa, hace que nuestras demarcaciones marinas sean víctimas de aguas de lastre, que acarrean especies foráneas que ponen en grave peligro el ecosistema ibérico. Un grupo de investigadores de España, Italia, Grecia, Turquía y Francia listaron, en 2012, hasta 955 especies invasoras presentes en el Mediterráneo, la mayoría en la zona Este (718), seguida de la zona Oeste (328); algunas de ellas se encuentran en ambas zonas.

Día a día el mar tiene que sobreponerse a estas dificultades. Y los ciudadanos parecemos ser ajenos a estos problemas de enorme magnitud ante los que, parece, poco o nada podemos hacer. Pero nada más lejos de la realidad; cada pequeña gota cuenta.

La labor del público pasa “por formarse e informarse”, asegura a el mensual de 20minutos Ignacio Torres, subdirector de la Fundación Biodiversidad del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente: “Hay medidas muy lógicas, como mantener las playas limpias, no tirar basuras al mar ni a los ríos, ni limpiar las embarcaciones en lugares que no estén previstos para ello”. Explica que “la conservación de los hábitats, además de los beneficios sobre el propio ecosistema, beneficia a la población; por ejemplo, incrementando los valores estéticos y recreativos, lo que conlleva un aumento de las actividades económicas locales, como el turismo”.

Así que, a nivel individual, también se hace imprescindible “cumplir las recomendaciones para las distintas actividades, como la pesca de recreo o profesional, el buceo, las extracciones de recursos marinos, el transporte marítimo e incluso la investigación”, continúa. “No fondear en zonas protegidas, evitar los impactos a las colonias de cría de las especies de aves marinas que anidan en zonas costeras, o consumir siempre productos del mar extraídos legalmente”. Para todo ello, reconoce, “se requiere una adecuada señalización e información al público”.

Así que no todo está en manos de las administraciones públicas. Hay algo, por pequeño e insignificante que parezca, que cada quien puede hacer.   

En peligro de extinción

La tortuga boba es la más representativa de cuantas tortugas marinas están presentes en el Mediterráneo. En nuestro país frecuenta el mar de Alborán y Baleares, donde para a comer durante los movimientos migratorios que la conducen al Adriático a desovar. Desafortunadamente,  numerosos ejemplares mueren ahogados en nuestras aguas víctimas de la pesca con redes de trasmallo, por lo que España tiene un papel decisivo en la pervivencia de esta especie.

La pesca tradicional y el cumplimiento de la normativa que regula la longitud de las redes de pesca y su tiempo de permanencia máximo en el agua haría descender la amenaza que se cierne sobre esta especie catalogada en peligro de extinción por la Directiva de Hábitats, el Convenio de Barcelona y el Convenio de Especies Migratorias.

Especies ‘muy especiales’

El proyecto LIFE+ Indemares, la investigación marina más ambiciosa desarrollada en España, ha tenido como propósito identificar y designar lugares de alto valor ecológico en las demarcaciones marinas de nuestro país. Para ello, se han estudiado especies de fauna y flora marina que hoy sabemos que constituyen un verdadero tesoro.

Entre ellas, la lapa ferruguínea, en peligro de extinción; el coral naranja, especie vulnerable exclusiva del Mediterráneo occidental y de la costa atlántica del Estrecho (investigados ambos por Ángel Luque, de la UAM); o el coral rojo, la laminaria o la Lithothamnion coralloide (por Serge Gofas, UMA). También, otras como las que se citan a continuación:

  • Eunicella cavolinii: Esta gorgonia se halla a 80 m de profundidad, formando praderas densas en la zona media de la plataforma continental, de donde es especialmente representativa en las zonas mayor diversidad. Las del Cap de Creus aún están en estudio, pero probablemente se trate de una nueva especie. Investigador: Josep Maria Gili, ICM, CSIC.
  • Asconema setubalende o esponja copa: Es una esponja de gran tamaño (hasta 50 cm de diámetro). Pertenece al grupo de las esponjas de cristal y es especialmente relevante para los peces elasmobranquios, puesto que da albergue a sus huevos.  Se encuentra en la Macaronesia. Investigador: Pablo Martín Sosa, Instituto Español de Oceanografía.
  • Desmacidon fruticosum: Una de las poblaciones mejor conservada de esta esponja  se encuentra en el Cap de Creus, en la demarcación marina Levantino-Balear. Habita zonas rocosas del final de la plataforma continental. Era más abundante antes de que se extendiera la pesca de arrastre. Investigador: Josep Maria Gili, ICM CSIC.
  • Lucinoma asapheus: Especie endémica de los Volcanes de Fango (Golfo de Cádiz). Descubierta hace dos años, las únicas dos poblaciones de este bivalvo quimiosintético se hallan en los volcanes Mercator y Anastasya, en la demarcación Sudatlántica. Investigador: Víctor Díaz del Río, Instituto Español de Oceanografía.
  • Madrepora oculata: Una de las especies de coral de agua fría del Mediterráneo que mejor se conserva y se conoce. Habita a 200 m de profundidad en el cañón de Cap de Creus. En los arrecifes en los que crece se han podido percibir poblaciones densas de zooplancton o krill. Investigador: Josep Maria Gili, ICM CSIC.
  • Siboglinum spp: Las únicas poblaciones del mundo de esta especie de poliquetos frenulados habitan en los sedimentos cargados de gas de los Volcanes de Fango del Golfo de Cádiz. Están emparentados con los antes conocidos como pogonóforos de las fuentes hidrotermales de las dorsales oceánicas. Investigador: Víctor Díaz del Río, I. E. de Oceanografía.
  • Solemya elarraichensis: Bivalvo primitivo quimiosintético. Posee en su interior bacterias endosimionantes que aprovechan los gases (metano y sulfídrico) que se liberan en las cimas de los volcanes de fango y los transforman. La especie fue descubierta hace dos años y habita en el Golfo de Cádiz. Investigador: Víctor Díaz del Río, I.E. de Oceanografía.
  • Solenosmilia variabilis: Coral de aguas frías. Especie bioconstructora muy importante en el desarrollo de hábitats de otros organismos marinos. Distribuida en los océanos Indo-Pacífico y Atlántico, se encontró viva por primera vez en Canarias en las investigaciones del proyecto Indemares. Investigador: Pablo Martín Sosa, I.E. de Oceanografía.

El estado de nuestros mares

tecnologia 31 de octubre de 2014 0 Comentarios

MARTA ORTIZ GINESTAL

  • Luces y sombras en la rica biodiversidad de los mares que rodean España.
  • El 70% de la basura que llega al mar acaba en el fondo marino y solo el 15% del total llega a las playas.
  • Visualiza y descarga el PDF del número de noviembre de el mensual.

Tortuga boba

Sumergirse en los procelosos mares españoles entraña la singularidad de hacerlo, precisamente, en las aguas del segundo país con mayor superficie marina de la Unión Europea. Nuestros mares, que rozan el millón de kilómetros cuadrados de extensión y recorren 8.000 km de costa, albergan una rica diversidad biológica que dista mucho de la de otros estados vecinos. El devenir histórico, marcado por diferentes fenómenos oceanográficos, biológicos y geológicos acontecidos hace millones de años, se ha sumado a la multiplicidad de hábitats costeros de nuestro país -playas, rías, marismas, ínsulas…- para cincelar el excelente medio marino que hoy poseemos, uno de los más ricos del mundo en lo que a diversidad biológica se refiere.

En las regiones biogeográficas españolas -Macronésica, Atlántica y Mediterránea- se pueden hallar importantes hábitats marinos, como praderas de posidonia -de gran relevancia ecológica-, arrecifes de coral, estructuras submarinas causadas por la emisión de gases o especies como la tortuga boba (en la imagen) o la pardela balear, única ave marina endémica de nuestro país. Asimismo, el Listado de Especies en Régimen de Protección Especial de nuestro país acoge un total de 155 especies marinas protegidas, entre las que se cuentan mamíferos, tortugas y aves, peces, invertebrados y flora. Entre ellas se hallan algunas consideradas como vulnerables -susceptibles de pasar a estar en peligro de extinción en un futuro medio- como la orca, el delfín mular o la marsopa común, y otras en peligro de extinción, como la piña de mar, la ballena vasca o el esturión.

Pero los peligros que desafían nuestros piélagos no se limitan tan solo a la eventual desaparición o conservación de las especies más expuestas. La contaminación es una de las principales amenazas que asuelan nuestras aguas. Procede, en parte, de los vertidos de residuos urbanos o industriales que se realizan en ríos y mares; de las fugas ocasionadas en perforaciones de pozos submarinos, o las que tienen lugar durante la carga y descarga de crudo; pero, sobre todo, del vertido silencioso de residuos de hidrocarburos resultante del lavado de tanques petroleros o el vertido de aguas de sentinas de barcos.

El informe Vertido de hidrocarburos desde buques a los mares y océanos de Europa, elaborado por la organización internacional Oceana, revela que “en España el tráfico de hidrocarburos pesados [crudo, fuel…] puede generar más de 3,5 millones de toneladas de residuos; solo de lodos y restos del transporte de petróleo, podrían superar las 250.000 toneladas. (…) La contaminación crónica de los océanos tiene órdenes de magnitudes muy superiores a los que puedan darse puntualmente por accidentes”, prosigue; lo que significa que los vertidos rutinarios de hidrocarburos en mares y océanos resultan hasta tres veces más letales que las grandes catástrofes  que devienen en mareas negras.

El 55% de la basura en el mar corresponde a plásticos

Por su parte, las basuras son otra fuente importante de polución marina. El Programa de Medio Ambiente de Naciones Unidas cifra en 6,4 millones las toneladas de basura que se vierten anualmente en mares y océanos de todo el mundo, siendo los plásticos -bolsas y botellas en su mayoría- el residuo principal hallado en gigantescas islas flotantes de residuos.

En España, en 2013 pudimos saber que, según datos del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, el 55% de la basura marina encontrada ese año en 26 playas analizadas de las costas españolas correspondía a plásticos, si bien este dato asciende hasta el 71% en el caso de la demarcación marina sudatlántica (Huelva y suroeste de Cádiz). 

Sin embargo, esta es tan solo la punta del iceberg. El estudio Basuras en el mar, de Greenpeace, calcula que “solo el 15% del total de la basura en el mar llega a las playas. (…) Un 70% acaba en el fondo marino y otro 15% se mantiene en la columna de agua”.  

Lejos de ser este un problema que amenace tan solo al hábitat marino o la salud humana, tiene también un importante impacto económico en lo que a la contaminación de espacios turísticos se refiere y al sustancial desembolso económico que suponen las consiguientes tareas de limpieza.

La búsqueda de gas, petróleo y recursos minerales es otra actividad que amenaza nuestros fondos marinos. Según WWF, los proyectos de explotación o exploración en España cubren, al menos, el 12% de nuestra superficie marina: “Desde el golfo de León, hasta el Estrecho, sin olvidar las Islas Canarias y el Cantábrico”. Con el correspondiente peligro que comportan estas prospecciones para la biodiversidad.

Las especies invasoras contribuyen a la desaparición de biodiversidad

Asimismo, la proliferación de especies invasoras que asuela las aguas está considerada, tras la destrucción de hábitats, el segundo motivo de desaparición de biodiversidad.

La ubicación de España, lugar de tránsito de cargueros y petroleros que se dirigen de Oriente Próximo a Europa, hace que nuestras demarcaciones marinas sean víctimas de aguas de lastre, que acarrean especies foráneas que ponen en grave peligro el ecosistema ibérico. Un grupo de investigadores de España, Italia, Grecia, Turquía y Francia listaron, en 2012, hasta 955 especies invasoras presentes en el Mediterráneo, la mayoría en la zona Este (718), seguida de la zona Oeste (328); algunas de ellas se encuentran en ambas zonas.

Día a día el mar tiene que sobreponerse a estas dificultades. Y los ciudadanos parecemos ser ajenos a estos problemas de enorme magnitud ante los que, parece, poco o nada podemos hacer. Pero nada más lejos de la realidad; cada pequeña gota cuenta.

La labor del público pasa “por formarse e informarse”, asegura a el mensual de 20minutos Ignacio Torres, subdirector de la Fundación Biodiversidad del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente: “Hay medidas muy lógicas, como mantener las playas limpias, no tirar basuras al mar ni a los ríos, ni limpiar las embarcaciones en lugares que no estén previstos para ello”. Explica que “la conservación de los hábitats, además de los beneficios sobre el propio ecosistema, beneficia a la población; por ejemplo, incrementando los valores estéticos y recreativos, lo que conlleva un aumento de las actividades económicas locales, como el turismo”.

Así que, a nivel individual, también se hace imprescindible “cumplir las recomendaciones para las distintas actividades, como la pesca de recreo o profesional, el buceo, las extracciones de recursos marinos, el transporte marítimo e incluso la investigación”, continúa. “No fondear en zonas protegidas, evitar los impactos a las colonias de cría de las especies de aves marinas que anidan en zonas costeras, o consumir siempre productos del mar extraídos legalmente”. Para todo ello, reconoce, “se requiere una adecuada señalización e información al público”.

Así que no todo está en manos de las administraciones públicas. Hay algo, por pequeño e insignificante que parezca, que cada quien puede hacer.   

En peligro de extinción

La tortuga boba es la más representativa de cuantas tortugas marinas están presentes en el Mediterráneo. En nuestro país frecuenta el mar de Alborán y Baleares, donde para a comer durante los movimientos migratorios que la conducen al Adriático a desovar. Desafortunadamente,  numerosos ejemplares mueren ahogados en nuestras aguas víctimas de la pesca con redes de trasmallo, por lo que España tiene un papel decisivo en la pervivencia de esta especie.

La pesca tradicional y el cumplimiento de la normativa que regula la longitud de las redes de pesca y su tiempo de permanencia máximo en el agua haría descender la amenaza que se cierne sobre esta especie catalogada en peligro de extinción por la Directiva de Hábitats, el Convenio de Barcelona y el Convenio de Especies Migratorias.

Especies ‘muy especiales’

El proyecto LIFE+ Indemares, la investigación marina más ambiciosa desarrollada en España, ha tenido como propósito identificar y designar lugares de alto valor ecológico en las demarcaciones marinas de nuestro país. Para ello, se han estudiado especies de fauna y flora marina que hoy sabemos que constituyen un verdadero tesoro.

Entre ellas, la lapa ferruguínea, en peligro de extinción; el coral naranja, especie vulnerable exclusiva del Mediterráneo occidental y de la costa atlántica del Estrecho (investigados ambos por Ángel Luque, de la UAM); o el coral rojo, la laminaria o la Lithothamnion coralloide (por Serge Gofas, UMA). También, otras como las que se citan a continuación:

  • Eunicella cavolinii: Esta gorgonia se halla a 80 m de profundidad, formando praderas densas en la zona media de la plataforma continental, de donde es especialmente representativa en las zonas mayor diversidad. Las del Cap de Creus aún están en estudio, pero probablemente se trate de una nueva especie. Investigador: Josep Maria Gili, ICM, CSIC.
  • Asconema setubalende o esponja copa: Es una esponja de gran tamaño (hasta 50 cm de diámetro). Pertenece al grupo de las esponjas de cristal y es especialmente relevante para los peces elasmobranquios, puesto que da albergue a sus huevos.  Se encuentra en la Macaronesia. Investigador: Pablo Martín Sosa, Instituto Español de Oceanografía.
  • Desmacidon fruticosum: Una de las poblaciones mejor conservada de esta esponja  se encuentra en el Cap de Creus, en la demarcación marina Levantino-Balear. Habita zonas rocosas del final de la plataforma continental. Era más abundante antes de que se extendiera la pesca de arrastre. Investigador: Josep Maria Gili, ICM CSIC.
  • Lucinoma asapheus: Especie endémica de los Volcanes de Fango (Golfo de Cádiz). Descubierta hace dos años, las únicas dos poblaciones de este bivalvo quimiosintético se hallan en los volcanes Mercator y Anastasya, en la demarcación Sudatlántica. Investigador: Víctor Díaz del Río, Instituto Español de Oceanografía.
  • Madrepora oculata: Una de las especies de coral de agua fría del Mediterráneo que mejor se conserva y se conoce. Habita a 200 m de profundidad en el cañón de Cap de Creus. En los arrecifes en los que crece se han podido percibir poblaciones densas de zooplancton o krill. Investigador: Josep Maria Gili, ICM CSIC.
  • Siboglinum spp: Las únicas poblaciones del mundo de esta especie de poliquetos frenulados habitan en los sedimentos cargados de gas de los Volcanes de Fango del Golfo de Cádiz. Están emparentados con los antes conocidos como pogonóforos de las fuentes hidrotermales de las dorsales oceánicas. Investigador: Víctor Díaz del Río, I. E. de Oceanografía.
  • Solemya elarraichensis: Bivalvo primitivo quimiosintético. Posee en su interior bacterias endosimionantes que aprovechan los gases (metano y sulfídrico) que se liberan en las cimas de los volcanes de fango y los transforman. La especie fue descubierta hace dos años y habita en el Golfo de Cádiz. Investigador: Víctor Díaz del Río, I.E. de Oceanografía.
  • Solenosmilia variabilis: Coral de aguas frías. Especie bioconstructora muy importante en el desarrollo de hábitats de otros organismos marinos. Distribuida en los océanos Indo-Pacífico y Atlántico, se encontró viva por primera vez en Canarias en las investigaciones del proyecto Indemares. Investigador: Pablo Martín Sosa, I.E. de Oceanografía.

El estado de nuestros mares

tecnologia 31 de octubre de 2014 0 Comentarios

MARTA ORTIZ GINESTAL

  • Luces y sombras en la rica biodiversidad de los mares que rodean España.
  • El 70% de la basura que llega al mar acaba en el fondo marino y solo el 15% del total llega a las playas.
  • Visualiza y descarga el PDF del número de noviembre de el mensual.

Tortuga boba

Sumergirse en los procelosos mares españoles entraña la singularidad de hacerlo, precisamente, en las aguas del segundo país con mayor superficie marina de la Unión Europea. Nuestros mares, que rozan el millón de kilómetros cuadrados de extensión y recorren 8.000 km de costa, albergan una rica diversidad biológica que dista mucho de la de otros estados vecinos. El devenir histórico, marcado por diferentes fenómenos oceanográficos, biológicos y geológicos acontecidos hace millones de años, se ha sumado a la multiplicidad de hábitats costeros de nuestro país -playas, rías, marismas, ínsulas…- para cincelar el excelente medio marino que hoy poseemos, uno de los más ricos del mundo en lo que a diversidad biológica se refiere.

En las regiones biogeográficas españolas -Macronésica, Atlántica y Mediterránea- se pueden hallar importantes hábitats marinos, como praderas de posidonia -de gran relevancia ecológica-, arrecifes de coral, estructuras submarinas causadas por la emisión de gases o especies como la tortuga boba (en la imagen) o la pardela balear, única ave marina endémica de nuestro país. Asimismo, el Listado de Especies en Régimen de Protección Especial de nuestro país acoge un total de 155 especies marinas protegidas, entre las que se cuentan mamíferos, tortugas y aves, peces, invertebrados y flora. Entre ellas se hallan algunas consideradas como vulnerables -susceptibles de pasar a estar en peligro de extinción en un futuro medio- como la orca, el delfín mular o la marsopa común, y otras en peligro de extinción, como la piña de mar, la ballena vasca o el esturión.

Pero los peligros que desafían nuestros piélagos no se limitan tan solo a la eventual desaparición o conservación de las especies más expuestas. La contaminación es una de las principales amenazas que asuelan nuestras aguas. Procede, en parte, de los vertidos de residuos urbanos o industriales que se realizan en ríos y mares; de las fugas ocasionadas en perforaciones de pozos submarinos, o las que tienen lugar durante la carga y descarga de crudo; pero, sobre todo, del vertido silencioso de residuos de hidrocarburos resultante del lavado de tanques petroleros o el vertido de aguas de sentinas de barcos.

El informe Vertido de hidrocarburos desde buques a los mares y océanos de Europa, elaborado por la organización internacional Oceana, revela que “en España el tráfico de hidrocarburos pesados [crudo, fuel…] puede generar más de 3,5 millones de toneladas de residuos; solo de lodos y restos del transporte de petróleo, podrían superar las 250.000 toneladas. (…) La contaminación crónica de los océanos tiene órdenes de magnitudes muy superiores a los que puedan darse puntualmente por accidentes”, prosigue; lo que significa que los vertidos rutinarios de hidrocarburos en mares y océanos resultan hasta tres veces más letales que las grandes catástrofes  que devienen en mareas negras.

El 55% de la basura en el mar corresponde a plásticos

Por su parte, las basuras son otra fuente importante de polución marina. El Programa de Medio Ambiente de Naciones Unidas cifra en 6,4 millones las toneladas de basura que se vierten anualmente en mares y océanos de todo el mundo, siendo los plásticos -bolsas y botellas en su mayoría- el residuo principal hallado en gigantescas islas flotantes de residuos.

En España, en 2013 pudimos saber que, según datos del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, el 55% de la basura marina encontrada ese año en 26 playas analizadas de las costas españolas correspondía a plásticos, si bien este dato asciende hasta el 71% en el caso de la demarcación marina sudatlántica (Huelva y suroeste de Cádiz). 

Sin embargo, esta es tan solo la punta del iceberg. El estudio Basuras en el mar, de Greenpeace, calcula que “solo el 15% del total de la basura en el mar llega a las playas. (…) Un 70% acaba en el fondo marino y otro 15% se mantiene en la columna de agua”.  

Lejos de ser este un problema que amenace tan solo al hábitat marino o la salud humana, tiene también un importante impacto económico en lo que a la contaminación de espacios turísticos se refiere y al sustancial desembolso económico que suponen las consiguientes tareas de limpieza.

La búsqueda de gas, petróleo y recursos minerales es otra actividad que amenaza nuestros fondos marinos. Según WWF, los proyectos de explotación o exploración en España cubren, al menos, el 12% de nuestra superficie marina: “Desde el golfo de León, hasta el Estrecho, sin olvidar las Islas Canarias y el Cantábrico”. Con el correspondiente peligro que comportan estas prospecciones para la biodiversidad.

Las especies invasoras contribuyen a la desaparición de biodiversidad

Asimismo, la proliferación de especies invasoras que asuela las aguas está considerada, tras la destrucción de hábitats, el segundo motivo de desaparición de biodiversidad.

La ubicación de España, lugar de tránsito de cargueros y petroleros que se dirigen de Oriente Próximo a Europa, hace que nuestras demarcaciones marinas sean víctimas de aguas de lastre, que acarrean especies foráneas que ponen en grave peligro el ecosistema ibérico. Un grupo de investigadores de España, Italia, Grecia, Turquía y Francia listaron, en 2012, hasta 955 especies invasoras presentes en el Mediterráneo, la mayoría en la zona Este (718), seguida de la zona Oeste (328); algunas de ellas se encuentran en ambas zonas.

Día a día el mar tiene que sobreponerse a estas dificultades. Y los ciudadanos parecemos ser ajenos a estos problemas de enorme magnitud ante los que, parece, poco o nada podemos hacer. Pero nada más lejos de la realidad; cada pequeña gota cuenta.

La labor del público pasa “por formarse e informarse”, asegura a el mensual de 20minutos Ignacio Torres, subdirector de la Fundación Biodiversidad del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente: “Hay medidas muy lógicas, como mantener las playas limpias, no tirar basuras al mar ni a los ríos, ni limpiar las embarcaciones en lugares que no estén previstos para ello”. Explica que “la conservación de los hábitats, además de los beneficios sobre el propio ecosistema, beneficia a la población; por ejemplo, incrementando los valores estéticos y recreativos, lo que conlleva un aumento de las actividades económicas locales, como el turismo”.

Así que, a nivel individual, también se hace imprescindible “cumplir las recomendaciones para las distintas actividades, como la pesca de recreo o profesional, el buceo, las extracciones de recursos marinos, el transporte marítimo e incluso la investigación”, continúa. “No fondear en zonas protegidas, evitar los impactos a las colonias de cría de las especies de aves marinas que anidan en zonas costeras, o consumir siempre productos del mar extraídos legalmente”. Para todo ello, reconoce, “se requiere una adecuada señalización e información al público”.

Así que no todo está en manos de las administraciones públicas. Hay algo, por pequeño e insignificante que parezca, que cada quien puede hacer.   

En peligro de extinción

La tortuga boba es la más representativa de cuantas tortugas marinas están presentes en el Mediterráneo. En nuestro país frecuenta el mar de Alborán y Baleares, donde para a comer durante los movimientos migratorios que la conducen al Adriático a desovar. Desafortunadamente,  numerosos ejemplares mueren ahogados en nuestras aguas víctimas de la pesca con redes de trasmallo, por lo que España tiene un papel decisivo en la pervivencia de esta especie.

La pesca tradicional y el cumplimiento de la normativa que regula la longitud de las redes de pesca y su tiempo de permanencia máximo en el agua haría descender la amenaza que se cierne sobre esta especie catalogada en peligro de extinción por la Directiva de Hábitats, el Convenio de Barcelona y el Convenio de Especies Migratorias.

Especies ‘muy especiales’

El proyecto LIFE+ Indemares, la investigación marina más ambiciosa desarrollada en España, ha tenido como propósito identificar y designar lugares de alto valor ecológico en las demarcaciones marinas de nuestro país. Para ello, se han estudiado especies de fauna y flora marina que hoy sabemos que constituyen un verdadero tesoro.

Entre ellas, la lapa ferruguínea, en peligro de extinción; el coral naranja, especie vulnerable exclusiva del Mediterráneo occidental y de la costa atlántica del Estrecho (investigados ambos por Ángel Luque, de la UAM); o el coral rojo, la laminaria o la Lithothamnion coralloide (por Serge Gofas, UMA). También, otras como las que se citan a continuación:

  • Eunicella cavolinii: Esta gorgonia se halla a 80 m de profundidad, formando praderas densas en la zona media de la plataforma continental, de donde es especialmente representativa en las zonas mayor diversidad. Las del Cap de Creus aún están en estudio, pero probablemente se trate de una nueva especie. Investigador: Josep Maria Gili, ICM, CSIC.
  • Asconema setubalende o esponja copa: Es una esponja de gran tamaño (hasta 50 cm de diámetro). Pertenece al grupo de las esponjas de cristal y es especialmente relevante para los peces elasmobranquios, puesto que da albergue a sus huevos.  Se encuentra en la Macaronesia. Investigador: Pablo Martín Sosa, Instituto Español de Oceanografía.
  • Desmacidon fruticosum: Una de las poblaciones mejor conservada de esta esponja  se encuentra en el Cap de Creus, en la demarcación marina Levantino-Balear. Habita zonas rocosas del final de la plataforma continental. Era más abundante antes de que se extendiera la pesca de arrastre. Investigador: Josep Maria Gili, ICM CSIC.
  • Lucinoma asapheus: Especie endémica de los Volcanes de Fango (Golfo de Cádiz). Descubierta hace dos años, las únicas dos poblaciones de este bivalvo quimiosintético se hallan en los volcanes Mercator y Anastasya, en la demarcación Sudatlántica. Investigador: Víctor Díaz del Río, Instituto Español de Oceanografía.
  • Madrepora oculata: Una de las especies de coral de agua fría del Mediterráneo que mejor se conserva y se conoce. Habita a 200 m de profundidad en el cañón de Cap de Creus. En los arrecifes en los que crece se han podido percibir poblaciones densas de zooplancton o krill. Investigador: Josep Maria Gili, ICM CSIC.
  • Siboglinum spp: Las únicas poblaciones del mundo de esta especie de poliquetos frenulados habitan en los sedimentos cargados de gas de los Volcanes de Fango del Golfo de Cádiz. Están emparentados con los antes conocidos como pogonóforos de las fuentes hidrotermales de las dorsales oceánicas. Investigador: Víctor Díaz del Río, I. E. de Oceanografía.
  • Solemya elarraichensis: Bivalvo primitivo quimiosintético. Posee en su interior bacterias endosimionantes que aprovechan los gases (metano y sulfídrico) que se liberan en las cimas de los volcanes de fango y los transforman. La especie fue descubierta hace dos años y habita en el Golfo de Cádiz. Investigador: Víctor Díaz del Río, I.E. de Oceanografía.
  • Solenosmilia variabilis: Coral de aguas frías. Especie bioconstructora muy importante en el desarrollo de hábitats de otros organismos marinos. Distribuida en los océanos Indo-Pacífico y Atlántico, se encontró viva por primera vez en Canarias en las investigaciones del proyecto Indemares. Investigador: Pablo Martín Sosa, I.E. de Oceanografía.