EFE

  • El objetivo principal de esta misión era lanzar la cápsula no tripulada Dragon con más de 2,2 toneladas de alimentos, suministros y experimentos científicos.
  • El próximo intento tendrá lugar este viernes.

SpaceX

La compañía SpaceX aplazó este martes el lanzamiento de la cápsula Dragon para su quinta misión de abastecimiento a la Estación Espacial Internacional (EEI), que iba a ir acompañado de un ensayo de aterrizaje del cohete Falcon 9 en una plataforma en el océano Atlántico.

El lanzamiento, que ya se había pospuesto en dos ocasiones en diciembre, estaba previsto para las 06.20 horas (11.20 GMT) de este martes desde el centro de la NASA en Cabo Cañaveral (Florida).

Con la cuenta atrás ya en marcha, el lanzamiento se canceló cuando apenas faltaba un minuto para la hora programada y SpaceX no especificó de inmediato los motivos.

El próximo intento tendrá lugar este viernes a partir de las 05.09 horas (10.09 GMT), según indicó SpaceX, una de las dos empresas privadas contratadas por la agencia espacial estadounidense para llevar material a la EEI.

El objetivo principal de esta misión era lanzar la cápsula no tripulada Dragon con más de 2,2 toneladas de alimentos, suministros y experimentos científicos para abastecer a la EEI.

Es la quinta misión de este tipo tras el éxito de las cuatro anteriores, pero esta vez, cuando ya Dragon estuviera en órbita y encaminado hacia la EEI, SpaceX pretendía que la primera fase del Falcon 9 aterrizara de forma controlada en una plataforma flotante sobre el Atlántico, a unos 320 kilómetros al este de Jacksonville (Florida).

Ese intento de aterrizaje no tiene precedentes, de acuerdo con la compañía, que estimó en diciembre sus probabilidades de éxito en un 50% “en el mejor de los casos”. La prueba pretende ser la primera de otras similares con las que el multimillonario fundador de SpaceX, Elon Musk, busca desarrollar cohetes independientes y reutilizables que permitan abaratar el costo de los vuelos espaciales.

SpaceX ya logró el año pasado, en dos intentos en abril y julio, dos amerizajes exitosos del Falcon 9. La empresa, con sede en California, tiene un contrato de 1.600 millones de dólares con la NASA para realizar 12 misiones de abastecimiento a la EEI con su cohete Falcon 9 y su cápsula Dragon.

EFE

  • Los ingenieros investigarán durante este tiempo adicional algunas de las incidencias que surgieron el 16 de diciembre, la fecha inicial del lanzamiento.
  • El nuevo intento está previsto para el próximo 6 de enero.

Estación Espacial Internacional

La NASA ha vuelto a aplazar al menos hasta el 6 de enero el lanzamiento de una cápsula espacial diseñada para abastecer a la Estación Espacial Internacional (EEI), que estaba previsto para este mes. Esta es la segunda vez que se retrasa el vuelo, que inicialmente estaba previsto para el 16 de diciembre, pero luego se pospuso hasta el 19 de diciembre con el fin de tener “tiempo extra” para garantizar el éxito de la operación.

La NASA, sin embargo, ha decidido volver a retrasar el lanzamiento con el fin de dar “más tiempo” a los ingenieros de la compañía SpaceX a trabajar con el cohete Falcon 9 y la cápsula Dragon, según un comunicado de la Agencia Espacial de EEUU.

Durante ese tiempo adicional, los ingenieros podrán investigar algunas de las incidencias que surgieron el 16 de diciembre durante una prueba con el cohete Falcon 9, que mide 54,9 metros de largo y 3,6 metros de ancho. Al mismo tiempo, la compañía quiere evitar que la cápsula espacial no tripulada Dragon realice operaciones entre el 28 de diciembre y el 7 de enero, cuando la EEI estará bajo la luz constante del sol durante un período de 10 días.

La nueva fecha del lanzamiento también permitirá a los empleados disfrutar de las vacaciones, añadió la agencia espacial en su comunicado. De esta forma, los gerentes de la NASA se reunirán el 5 de enero para revisar “minuciosamente” el nuevo intento de lanzamiento, previsto para el 6 de enero. Ese intento para lanzar la cápsula se hará a las 6.18 (11.18 GMT) desde el centro de Cabo Cañaveral, en el estado de Florida, en el sureste de EEUU, aunque la NASA también ha previsto otro lanzamiento de reserva para el 7 de enero por si el primero no llega a realizarse.

Accidentes espaciales

La decisión de volver a posponer el lanzamiento de la quinta cápsula de SpaceX se produce después de dos accidentes recientes de la industria espacial privada, a la que la NASA cedió el testigo para realizar las misiones de abastecimiento de la EEI. En octubre pasado, un cohete Antares de Orbital Sciences explotó poco después de partir con dos toneladas de carga para el complejo espacial y, días más tarde, murieron dos pilotos en un vuelo de prueba de la nave espacial SpaceShipTwo de Virgin Galactic.

Estas misiones son símbolo de una nueva era para Estados Unidos, que al retirar su flota de transbordadores en 2011, perdió la capacidad para realizar viajes tripulados en un vehículo propio y ha dependido de las naves rusas Soyuz para enviar a sus astronautas a la EEI, con un costo de unos 70 millones de dólares por viaje.

EFE

  • La nave rusa lleva tres tripulantes abordo.
  • Antón Shkaplerov, la italiana Samantha Cristoforetti y el estadounidense Terry Virts, que integran la expedición 42/43 en la plataforma orbital.
  • El vuelo de la nave rusa hacia la EEI tuvo una duración de poco menos de seis horas.

Preparativos para el lanzamiento del cohete soyuz

La nave rusa Soyuz TMA-15M, con tres tripulantes a bordo, se acopló este lunes con éxito a la Estación Espacial Internacional (EEI), informó Roscosmos, la agencia espacial rusa.

“El acoplamiento se produjo a las 05.48 hora de Moscú (04.48 hora española) en modo automático”, dijo un portavoz de Roscosmos a la agencia Interfax.

La Soyuz TMA-15M llevó a la EEI al cosmonauta ruso Antón Shkaplerov, la italiana Samantha Cristoforetti y el estadounidense Terry Virts, que integran la expedición 42/43 en la plataforma orbital.

El vuelo de la nave rusa hacia la EEI tuvo una duración de poco menos de seis horas, ya que se utilizó la llamada trayectoria rápida, que permite a la Soyuz llegar a la estación después de dar sólo cuatro vueltas a la Tierra.

Según Roscosmos, las escotillas serán abiertas después de que se verifique el hermetismo del acoplamiento y se iguale la presión de la Soyuz a la de la  EEI, proceso que habitualmente lleva un par de horas.

Los recién llegados se sumarán a los actuales tres tripulantes de estación: los cosmonautas rusos Yelena Serova y Alexandr Samokutyaev, y el astronauta estadounidense Barry Wilmore.

Cristoforetti, de 37 años, astronauta de la Agencia Espacial Europea, es la primera mujer italiana que viaja al espacio.

En su equipaje, la astronauta llevó una cafetera espacial, a la que se le dio el nombre de “ISSpresso” (por la sigas del EEI en inglés) y que permitirá degustar por primera vez un café expreso a bordo de la plataforma orbital.

Según el plan de vuelo, la expedición 42/43 tendrá una duración de 169 días e incluye la recepción de naves de carga, así como un vasto programa de experimentos científicos.

La Estación Espacial Internacional, un proyecto de más de 100.000 millones de dólares en el que participan 16 naciones, orbita un velocidad de más de 27.000 kilómetros por hora a una distancia de 400 kilómetros de la Tierra.

EUROPA PRESS

  • Es la primera vez que los socios internacionales de la Estación han evitado desechos espaciales con tanta urgencia.
  • Un pedazo del satélite ruso Cosmos-2251, del tamaño aproximado de una mano, salió disparado después de chocar con otro satélite.
  • Seis horas antes del posible impacto, las cinco agencias de la estación espacial acordaron una maniobra de emergencia.
  • La basura espacial suma 300 nuevos objetos en seis meses, con un total de 17.000 escombros.

Astronauta en la Estación Espacial Internacional

La Estación Espacial Internacional se vio obligada a efectuar una maniobra evasiava durante la semana pasada para evitar colisionar con desechos espaciales.

Un carguero de la ESA atracado al complejo orbital solventó el problema disparando sus propulsores para empujar la plataforma orbital y ponerla fuera de peligro.

En concreto, el equipo del Centro de Control del ATV en Toulouse, Francia, provocó una elevación de 1,8 kilómetros por hora, suficiente para elevar la estación de 420 toneladas un 1 kilómetro.

Esta es la primera vez que los socios internacionales de la Estación han evitado desechos espaciales con tanta urgencia informa la ESA en un comunicado.

Las estaciones terrestres rastrean continuamente basura espacial —fundamentalmente restos de cohetes y satélites en desuso— para evitar las colisiones potencialmente peligrosas.

Una mancha de pintura puede causar daños importantes si viaja a 28.000 kilómetros por hora. Cuando se da la alarma, los equipos de tierra pueden mover la Estación a una órbita más segura.

Los cálculos a veces tardan horas pero, afortunadamente, la mayoría de las veces, la red de radares da aviso con suficiente antelación. A veces, un objeto peligroso puede deslizarse a través de la red o su comportamiento errático hace difíciles las predicciones exactas.

Aquí es donde entró en juego el ATV Georges Lemaître el 27 de octubre. Un pedazo del satélite ruso Cosmos-2251 salió disparado después de chocar con otro satélite que estaba en un curso de colisión con la Estación Espacial Internacional. El objeto tenía alrededor del tamaño de una mano y los cálculos mostraron que pasaría a 4 kilómetros, demasiado cerca para estar tranquilos.

Apenas seis horas antes del posible impacto, las cinco agencias de la estación espacial acordaron una maniobra de emergencia. El equipo del Centro de Control del ATV en Toulouse, Francia, provocó una elevación de 1,8 kilómetros por hora, suficiente para elevar la estación de 420 toneladas en un 1 km y sacarla fuera de peligro.

Otras maniobras de emergencia

Antes de 2012, si un objeto era descubierto dentro de las 24 horas de una choque potencial, los astronautas regresaban a su nave espacial de transporte, preparados para la evacuación y esperando lo mejor.

Desde 2012, son posibles maniobras de emergencia en menos de 24 horas gracias al uso de la nave de abastecimiento Progress, pero ninguna estaba atracada a principios de esta semana. ATV han sido capaces de realizar esta maniobra desde el año pasado, a partir del ATV Albert Einstein, pero sus servicios no habían sido necesarios durante su misión.

A pesar de que esta forma de esquivar los escombros utiliza una maniobra predefinida, se tomó gran cuidado para asegurarse de que la medida no empujase a la estación a una órbita peor o afectase el acoplamiento de la nueva Progress llegada la semana pasada.

“Esto es para lo que el equipo del Centro de Control del ATV entrena”, dijo el director de vuelo de la ESA, Jean-Michel Bois. “Siete días a la semana, 24 horas al día, estamos listos para reaccionar y a menudo se practica en simulaciones“.

En estrecha coordinación con los centros de control de la estación en Moscú, Rusia y Houston, EE.UU., el equipo de ATV mandó un orden de propulsión de cuatro minutos al ATV a partir de las 17.42 GMT.

Después de la entrega de más de 6,6 toneladas de suministros, combustible y gases, Georges Lemaître se desacoplará en febrero y arderá inofensivamente en la atmósfera.

EFE

  • El pasado 23 de septiembre se acopló a la EEI cargada con cerca de 2.300 kilos de material experimental y víveres para los astronautas de la tripulación.
  • Cayó en el Océano Pacífico, a unos 426 kilómetros al oeste de Baja California.
  • Dragon regresa a la Tierra cargada con más de 1.487 kilogramos de muestras y experimentos científicos, además de equipos que ya no se necesitan a bordo.

La cápsula Dragon y el cohete Falcon 9

La cápsula Dragon de la empresa SpaceX amerizó en el Océano Pacífico tras desacoplarse con éxito de la Estación Espacial Internacional (EEI) una vez finalizada su cuarta misión de entrega de suministros, según informó la Agencia Espacial estadounidense (NASA).

La cápsula no tripulada, que el pasado 23 de septiembre se acopló a la EEI cargada con cerca de 2.300 kilos de material experimental y víveres para los astronautas de la tripulación, cayó en el Océano Pacífico, a unos 426 kilómetros al oeste de Baja California (México), hacia las 19.39 GMT, acoplada a un paracaídas.

Un barco llevará la cápsula a un puerto cerca de Los Ángeles (California), donde se extraerá parte de su cargamento para devolverlo la Nasa en las próximas 48 horas, y después Dragon será trasladada hasta las instalaciones de pruebas de SpaceX en McGregor (Texas), según informó la NASA en su página web oficial.

Dragon regresa a la Tierra cargada con más de 1.487 kilogramos de muestras y experimentos científicos, además de equipos que ya no se necesitan a bordo de la Estación Espacial.

La carga que transportó la cápsula Dragon hasta la EEI incluía una impresora de tres dimensiones, un radar para estudiar huracanes y 20 ratones.

Con este vuelo de Dragon, SpaceX ya ha realizado cuatro misiones de abastecimiento de las doce que acordó con la NASA en un contrato de 1.600 millones de dólares.

En septiembre, la NASA anunció la concesión a la empresa SpaceX y a Boeing un contrato millonario para transportar desde 2017 a astronautas estadounidenses, algo que desde la jubilación del programa de los transbordadores espaciales, en 2011, venía dependiendo de las cápsulas Soyuz rusas.

La SpaceX Dragon se convirtió en 2012 en el primer vehículo comercial en llevar carga a la estación espacial y la compañía está trabajando en una versión para transportar humanos.

EUROPA PRESS

  • El gigante asiático ha presentado un ambicioso calendario de un programa espacial que culminará en 2020 con su primera estación espacial.
  • El programa ya comenzó en 2011 con el lanzamiento de su primer laboratorio espacial, Tiangong-1, al que se han ido acomplando otros módulos.
  • China ya cuenta con una nueva base de lanzamiento y los astronautas e instalaciones terrestres comenzarán a prepararse en breve para sus misiones.

Estación Espacial China

China ha presentado un ambicioso calendario de un programa espacial para que el gigante asiático tenga su primera estación espacial alrededor de 2022.

El primer astronauta chino, Yang Liwei, ahora subdirector de la Agencia Espacial Tripulada de China, Yang Liwei, presentó la iniciativa en la conferencia anual de la Asociación de Exploradores Espaciales, celebrada en Pekín.

El plan supone que tras el lanzamiento del laboratorio espacial Tiangong-2 alrededor del 2016, la astronave Shenzhou-11 y la nave espacial de carga Tianzhou-1 serán lanzadas para acoplarse con Tiangong-2.

Hacia 2018, un módulo de base espacial experimental será lanzado antes de la conclusión de la construcción de la estación espacial con una duración de casi ocho años, apuntó Yang Liwei.

Un nuevo centro de lanzamiento en China

La construcción de un nuevo centro de lanzamiento en la provincia meridional de Hainan está casi finalizada y ya puede lanzar vehículos espaciales, añadió.

China lanzó su primer laboratorio espacial, Tiangong-1, en septiembre de 2011. En junio de 2012, se acopló con el Shenzhou-9, en el que iban tres astronautas. En junio del año pasado, Shenzhou-10 se ensambló con el laboratorio también con tres astronautas.

Desde que el gobierno aprobara un programa de estación tripulada en 2010, el plan ha ido progresando establemente, ya que varios módulos, vehículos espaciales e instalaciones terrestres están desarrollándose, según informa Radio Internacional de China.

El avance de Tiangong-2, Tianzhou, Shenzhou-11 y del cohete portador Gran Marcha 2F están en una etapa clave.

Los astronautas e instalaciones terrestres comenzarán dentro de poco a prepararse para sus misiones, señaló el subdirector de la Agencia Espacial Tripulada de China. El módulo de base experimental y los dos laboratorios espaciales también empezarán a ser examinados dentro de poco.

Cooperación con otros países

En la conferencia anual de la Asociación de Exploradores Espaciales, muchos astronautas extranjeros expresaron su interés en la futura estación y laboratorio espacial de China, con la esperanza de cooperar con sus homólogos chinos en la estación espacial Tiangong.

A propósito del evento, Liu Yang, quien se convirtió en la primera astronauta china en junio de 2012, especificó que algunos astronautas de Italia, Canadá y otros países indicaron que quieren aprender chino para cooperar en el futuro.

EUROPA PRESS

  • Un equipo del Laboratorio de Ciencia Nuclear del MIT  ha analizado las mediciones hechas en la ISS sobre 41.000 millones eventos de rayos cósmicos.
  • Los datos de su estudio revelan lo que podría ser “una nueva fuente de positrones activa en la galaxia”.
  • Las nuevas medidas son compatibles con una partícula de materia oscura.

Astronauta frente a un panel solar en la ISS

Investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) han publicado el resultado de un estudio que promete arrojar luz sobre el origen de la materia oscura.

El grupo del Laboratorio de Ciencia Nuclear del MIT desarrolla una colaboración internacional de científicos que analizó durante dos años y medio el valor de los datos obtenidos por el Espectrómetro Magnético Alfa (AMS), un gran detector de partículas montado en el exterior de la Estación Espacial Internacional, que captura los rayos cósmicos entrantes de toda la galaxia.

Entre 41.000 millones de eventos de rayos cósmicos —instancias de partículas cósmicas que entran en el detector— los investigadores identificaron 10 millones de electrones y positrones, antipartículas estables de electrones. Los positrones pueden existir en un número relativamente pequeño dentro del flujo de rayos cósmicos.

Un exceso de estas partículas ha sido observado por experimentos anteriores, lo que sugiere que no pueden proceder de los rayos cósmicos sino de una nueva fuente. En 2013, la colaboración AMS, por primera vez, midió con precisión el inicio de este exceso.

Los nuevos resultados de AMS pueden ayudar a los científicos a conocer el origen y las características de la materia oscura —cuyas colisiones pueden dar lugar a los positrones—.

El equipo informa de la fracción de positrones observada, la relación entre el número de positrones y el número combinado de positrones y electrones, dentro de un rango más amplio de energía que la reportada previamente. A partir de los datos, los investigadores observaron que esta fracción de positrones aumenta rápidamente a bajas energías, después de lo cual se ralentiza y finalmente se estabiliza a niveles de energía mucho más altos.

El equipo informa que esta es la primera observación experimental de la máxima fracción de positrones —a 243-307 gigaelectronvoltios (GeV)— después de medio siglo de experimentos de rayos cósmicos.

“Los nuevos resultados de la AMS muestran claramente que una nueva fuente de positrones está activa en la galaxia“, dice Paolo Zuccon, profesor asistente de Física en el MIT. “No sabemos todavía si estos positrones provienen de colisiones de materia oscura, o de fuentes astrofísicas como púlsares. Pero las mediciones en marcha pueden discriminar entre las dos hipótesis “.

Las nuevas medidas, Zuccon añade, son compatibles con una partícula de materia oscura con una masa del orden de 1 teraelectronvoltio (TeV) —cerca de 1.000 veces la masa de un protón—.

Zuccon y sus colegas detallan sus resultados en dos artículos publicados en la revista Physical Review Letters y en una tercera, de próxima publicación.

El 85% de la composición del universo

Casi el 85% del universo está hecho de materia oscura, la materia que de alguna manera no emite ni refleja luz, y por lo tanto es invisible a los telescopios actuales.

Durante décadas, los astrónomos han observado sólo los efectos de la materia oscura, en forma de fuerzas gravitacionales misteriosas que parecen mantener unidas racimos de galaxias que de otro modo se moverían aparte. Estas observaciones llevaron finalmente a la teoría de una fuente invisible de estabilización de masa gravitatoria, o materia oscura.

El experimento AMS a bordo de la Estación Espacial Internacional tiene como objetivo identificar los orígenes de la materia oscura. El detector toma un flujo constante de los rayos cósmicos, que Zuccon describe como “corrientes del universo que traen consigo todo lo que pueden captar alrededor de la galaxia.”

Presumiblemente, esta corriente cósmica incluye restos de las violentas colisiones entre partículas de materia oscura.

 De acuerdo con las predicciones teóricas, cuando dos partículas de materia oscura colisionan, se aniquilan, liberando una cierta cantidad de energía que depende de la masa de las partículas originales. Cuando las partículas se aniquilan, producen partículas ordinarias que con el tiempo se descomponen en partículas estables, incluyendo electrones, protones, antiprotones y positrones.

 A medida que la materia visible en el universo está formado por protones y electrones, los investigadores razonaron que la contribución de estas mismas partículas de colisiones de materia oscura sería insignificante. Sin embargo, los positrones y antiprotones son mucho más raros en el universo; cualquier detección de estas partículas que aun por poco destacase del fondo esperado podría provenir de una nueva fuente. Las características de este exceso ayudará a los científicos a determinar si los positrones proceden de fuentes astrofísicos tales como púlsares, o de la materia oscura.

La materia oscura está allí“, dice Zuccon. “Simplemente no sabemos lo que es. AMS tiene la posibilidad de arrojar luz sobre sus características. Vemos alguna pista ahora, y está dentro de nuestras posibilidades decir si esa pista es cierta”.








1