EFE

  • Entre ellos hay dos que son los exoplanetas más parecidos a la Tierra localizados hasta ahora.
  • El descubrimiento eleva a 1.000 el número de planetas descubiertos gracias al telescopio Kepler.
  • Los planetas orbitan a una distancia donde el agua líquida puede existir en la superficie del planeta.

Planetas

 Un equipo de astrónomos de Estados Unidos anunció este martes el descubrimiento de ocho nuevos planetas en una zona donde podría haber vida, entre ellos dos que son los exoplanetas más parecidos a la Tierra localizados hasta ahora.

El descubrimiento eleva a 1.000 el número de planetas descubiertos gracias al telescopio Kepler, usado por primera vez en 2009, informó el Centro para la Astrofísica (CfA) de la Universidad de Harvard y el Instituto Smithsonian en un comunicado.

“La mayoría de estos planetas tienen buenas probabilidades de ser rocosos, como la Tierra“, dijo el principal autor del estudio, el investigador del CfA Guillermo Torres, que presentó el hallazgo en la Sociedad Estadounidense de Astronomía.

Los ocho planetas se encuentran en la zona conocida como ‘Ricitos de Oro (Goldilocks)’ de sus estrellas, es decir que “orbitan a una distancia donde el agua líquida puede existir en la superficie del planeta”, explicó el CfA.

De los ocho, el equipo de investigadores identificó dos similares a la Tierra, identificados como Kepler-438b y Kepler-442b, que “orbitan estrellas enanas rojas que son más pequeñas y más frías que nuestro sol”.

Kepler-438b da una vuelta completa a su estrella cada 35 días, tiene un diámetro un 12% mayor que la Tierra y hay un 70% de posibilidades de que sea rocoso, según los cálculos del equipo.

Mientras, Kepler-442b completa una órbita su estrella cada 112 días, es alrededor de un tercio más grande que la Tierra y tiene un 60% de posibilidades de ser rocoso.

Para estar en una zona habitable, un exoplaneta tiene que recibir más o menos la misma cantidad de luz del Sol que la Tierra, para evitar que el agua se evapore o se congele, recordó el CfA.

En “zona habitable”

En ese sentido, los científicos calculan que el planeta Kepler-442b tiene un 97% de probabilidades de estar en la zona habitable de su estrella, porque recibe alrededor de dos tercios de la luz solar que obtiene la Tierra.

Todo lo que podemos decir es que son candidatos prometedoresKepler-438b, por su parte, recibe alrededor de un 40% más de luz que la Tierra, por lo que tiene un 70% de posibilidades de estar en una zona habitable.

“No sabemos con seguridad si alguno de los planetas en nuestra muestra son verdaderamente habitables. Todo lo que podemos decir es que son candidatos prometedores” a albergar vida, afirmó David Kipping, otro de los investigadores del CfA que participaron en el estudio.

Para sus cálculos, precisó Torres, el equipo adoptó “los límites más amplios posibles que pueden llevar de forma plausible a condiciones adecuadas para la vida”.

La distancia a la que se encuentran los dos planetas hará difícil investigarlos más en profundidad, dado que Kepler-438b se halla a 470 años luz de la Tierra y Kepler-442b está a 1.100 años luz.

Antes de este descubrimiento, los dos planetas más parecidos a la Tierra que se conocían eran Kepler-186f, que recibe un 32% de la luz solar que obtiene nuestro planeta; y Kepler-62f, al que llega un 41% de la luz que alcanza el globo terrestre.

AGENCIAS

  • Se trata de un proyecto de investigación estelar que contará con 8 telescopios en todo el mundo para encontrar planetas similares a la Tierra en nuestra galaxia.
  • Alrededor de 3.000 exoplanetas han sido encontrados en la Vía Láctea.

Planetas

El Observatorio del Teide, en Tenerife, cuenta desde este 22 de octubre con el primer telescopio del programa SONG. Se trata de un proyecto de investigación estelar que contará con 8 telescopios en todo el mundo para encontrar planetas similares a la Tierra en nuestra galaxia, la Vía Láctea. Hace unos siete u ocho años, los astrónomos de la Universidad de Aarhus y el Instituto Niels Bohr en la Universidad de Copenhague tuvieron la idea de una red mundial de telescopios pequeños dirigida específicamente hacia el estudio de las estrellas y los sistemas planetarios alrededor de estrellas.

El sueño era desarrollar un prototipo de un telescopio robótico de última generación barato y eficiente para operar, que marcase la diferencia científica por relativamente poco dinero, incluso antes de implementar toda la red prevista de ocho telescopios en todo el mundo, informa el Instituto Niels Bohr.

El telescopio emplazado en el Observatorio del Teide es más pequeño que muchos otros telescopios modernos, sólo un metro de diámetro, y el equipo técnico está instalado en un contenedor de transporte. Puede ser controlado remotamente a través de una conexión a Internet estándar. Ha costado alrededor de 4 millones de euros, que es barato en comparación con otros telescopios. Todos los instrumentos se han desarrollado y construido en la Universidad de Aarhus y el Instituto Niels Bohr.

Planetas habitables

El telescopio está diseñado para dos objetivos científicos: Se medirán las oscilaciones estelares, que pueden revelar la estructura interna de las estrellas y ser capaces de encontrar exoplanetas similares a la Tierra en nuestra Vía Láctea.

Alrededor de 3.000 exoplanetas han sido encontrados en la Vía Láctea, pero la gran mayoría son muy diferentes de los planetas que conocemos en nuestro propio sistema solar. Por ejemplo, los planetas gigantes que se encuentran relativamente cerca de su estrella madre y por lo tanto son demasiado caliente para tener agua y el potencial para la vida.

Además del telescopio en Tenerife, la red SONG está siendo ampliada con un telescopio en China, que se basa en el prototipo danés y está ahora en curso con socios colaboradores en Nuevo México (Estados Unidos). Por otra parte, los socios colaboradores chinos tienen planes para construir un telescopio SONG en América del Sur y otros dos telescopios SONG daneses se proyectan en África del Sur y Australia, mientras que otros telescopios también se están discutiendo en Hawai y Chile.

EP

  • Son del tamaño de Júpiter.
  • Los expertos dicen que este hallazgo es “una casualidad”.

Planetas

Astrónomos de la Universidad de Keele (Reino Unido) han descubierto dos nuevos planetas extrasolares del tamaño de Júpiter, que orbitan dos estrellas gemelas. Se formaron a partir de la misma nube de gas y que forman un sistema binario. Los expertos han explicado que se trata de la primera vez que se observa un caso como este.

El hallazgo alrededor de las estrellas, conocidas como WASP-94A y WASP-94B, se realizó a través del conocido como método de tránsito: los científicos observan las disminuciones de luz del astro, lo que indica que un cuerpo está pasando entre éste y el telescopio. Los planetas Júpiter calientes están mucho más cerca de sus estrellas que el Júpiter del Sistema Solar del Sol.

Este tipo de mundos son tan raros y tan poco probable de encontrarlos tan juntos que, según han indicado los expertos, este hallazgo es “una casualidad” que puede aportar muchos datos. Lo que extraña a los científicos es que un mundo de este tamaño no se puede formar tan cerca de una estrella, sino que suelen ‘aparecer’ a una distancia lo suficientemente fría como para que el disco protoplanetario que rodea la joven estrella –del que se forma el mundo– esté frío.

Relativamente brillantes

En este sentido, una de las autoras de este trabajo, publicado en ‘Nature’, Marion Neveu-VanMalle, ha explicado que “quizás” WASP-94 sí tiene las condiciones ideales para la producción de Júpiter calientes, unas características que ahora se están estudiando. “Si fuera así, WASP-94 podría ser un sistema importante para entender por qué los Júpiter calientes están tan cerca de la estrellas que orbitan”.

Los autores del estudio, que ha sido publicado en ‘Nature’, apuntan a que “algo debe entonces mover el planeta en una órbita cercana” y apuntan a una interacción con otro planeta o estrella. “Encontrar planetas Júpiter calientes en dos estrellas de un par binario podría permitir estudiar los procesos de movimiento de los planetas hacia el interior”, han señalado. Para el investigador Coel Hellier, “WASP-94 podría convertirse en uno de los descubrimientos más importantes”. Según ha explicado, las dos estrellas son relativamente brillantes, por lo que es fácil de estudiar sus planetas para descubrir su composición y la de sus atmósferas”.

1