EFE

  • Entre ellos hay dos que son los exoplanetas más parecidos a la Tierra localizados hasta ahora.
  • El descubrimiento eleva a 1.000 el número de planetas descubiertos gracias al telescopio Kepler.
  • Los planetas orbitan a una distancia donde el agua líquida puede existir en la superficie del planeta.

Planetas

 Un equipo de astrónomos de Estados Unidos anunció este martes el descubrimiento de ocho nuevos planetas en una zona donde podría haber vida, entre ellos dos que son los exoplanetas más parecidos a la Tierra localizados hasta ahora.

El descubrimiento eleva a 1.000 el número de planetas descubiertos gracias al telescopio Kepler, usado por primera vez en 2009, informó el Centro para la Astrofísica (CfA) de la Universidad de Harvard y el Instituto Smithsonian en un comunicado.

“La mayoría de estos planetas tienen buenas probabilidades de ser rocosos, como la Tierra“, dijo el principal autor del estudio, el investigador del CfA Guillermo Torres, que presentó el hallazgo en la Sociedad Estadounidense de Astronomía.

Los ocho planetas se encuentran en la zona conocida como ‘Ricitos de Oro (Goldilocks)’ de sus estrellas, es decir que “orbitan a una distancia donde el agua líquida puede existir en la superficie del planeta”, explicó el CfA.

De los ocho, el equipo de investigadores identificó dos similares a la Tierra, identificados como Kepler-438b y Kepler-442b, que “orbitan estrellas enanas rojas que son más pequeñas y más frías que nuestro sol”.

Kepler-438b da una vuelta completa a su estrella cada 35 días, tiene un diámetro un 12% mayor que la Tierra y hay un 70% de posibilidades de que sea rocoso, según los cálculos del equipo.

Mientras, Kepler-442b completa una órbita su estrella cada 112 días, es alrededor de un tercio más grande que la Tierra y tiene un 60% de posibilidades de ser rocoso.

Para estar en una zona habitable, un exoplaneta tiene que recibir más o menos la misma cantidad de luz del Sol que la Tierra, para evitar que el agua se evapore o se congele, recordó el CfA.

En “zona habitable”

En ese sentido, los científicos calculan que el planeta Kepler-442b tiene un 97% de probabilidades de estar en la zona habitable de su estrella, porque recibe alrededor de dos tercios de la luz solar que obtiene la Tierra.

Todo lo que podemos decir es que son candidatos prometedoresKepler-438b, por su parte, recibe alrededor de un 40% más de luz que la Tierra, por lo que tiene un 70% de posibilidades de estar en una zona habitable.

“No sabemos con seguridad si alguno de los planetas en nuestra muestra son verdaderamente habitables. Todo lo que podemos decir es que son candidatos prometedores” a albergar vida, afirmó David Kipping, otro de los investigadores del CfA que participaron en el estudio.

Para sus cálculos, precisó Torres, el equipo adoptó “los límites más amplios posibles que pueden llevar de forma plausible a condiciones adecuadas para la vida”.

La distancia a la que se encuentran los dos planetas hará difícil investigarlos más en profundidad, dado que Kepler-438b se halla a 470 años luz de la Tierra y Kepler-442b está a 1.100 años luz.

Antes de este descubrimiento, los dos planetas más parecidos a la Tierra que se conocían eran Kepler-186f, que recibe un 32% de la luz solar que obtiene nuestro planeta; y Kepler-62f, al que llega un 41% de la luz que alcanza el globo terrestre.

EP

  • Para el astronauta, la posibilidad de encontrar vida inteligente en otro planeta “es bastante alta como para seguir buscando”.
  • Cree que “no resulta rato pensar que hay planetas parecidos a este”.
  • Lamenta que no se fomente tanto la ingeniería como en India o China.

Pedro Duque.

El astronauta Pedro Duque opina que la posibilidad de encontrar vida inteligente en otro planeta es “bastante alta como para que se siga buscando con ahínco”.

Duque, en una entrevista en Los Desayunos de TVE, ha recordado que existen más planetas que estrellas, millones de estrellas y millones de galaxias. Por este motivo, entiende que, que “no resulta muy raro pensar que haya planetas por ahí que sean muy parecidos a éste”. En su opinión, “en algún sitio debe haber alguien”.

Sobre la posibilidad de participar en otra misión espacial, Duque no ha cerrado la puerta a poder hacerlo en la nave que desarrollan la Agencia Espacial Europea (ESA) y la NASA y que podría realizar el vuelo con astronautas en unos cuatro años. “En esa ocasión todavía podría ser”, ha indicado Duque, al no existir un límite de edad para participar. Lo que sí ha descartado es la posibilidad de estar en una hipotética misión para llegar a Marte.

“Siendo ingeniero hay cosas que veo que es imposible y el número de años que se necesitan para desarrollar una nave que vaya a Marte, con cierta seguridad, no me va a tocar”, ha indicado el astronauta español.

Sin vocación en España

Pedro Duque se ha referido también al interés de China por el espacio al descubrir que “se pueden sacar beneficios y desarrollos tecnológicos que pasan luego al resto de las industrias” y ha asegurado que existen “auténticas batallas” en las escuelas de ingenierías chinas por entrar. Como contrapunto se ha referido a la situación de España y Europa, donde no existen suficientes vocaciones técnicas y “hay que traer gente de India”.

En su opinión, es necesario “entusiasmar a los jóvenes” que están en los colegios pensando “qué van a hacer”. Para Duque, el objetivo primordial es “que los jóvenes se entusiasmen y que entiendan desde la juventud que con el saber se pasa bien, que sabiendo entiendes y entendiendo disfrutas”.

En cuanto al turismo espacial, ha recordado que EEUU tiene una regulación completa y en Europa se está tratando “de hacer la regulación pertinente”.

EFE

  • Ha sido restaurado y reactivado en una universidad de Tokio.
  • Es uno de los dos únicos analizadores diferenciales que aún existe en el mundo (el otro se encuentra en la Universidad de Manchester en Reino Unido).
  • Tiene aproximadamente el tamaño de una mesa de ping-pong y se ha tardado año y medio en ser restaurado.

Ordenador de 1944

Un ordenador analógico japonés fabricado en 1944 que en su momento fue pionero en la computación moderna ha sido restaurado y reactivado en una universidad de Tokio, donde ha sido capaz de volver a resolver ecuaciones siete décadas después.

El primitivo aparato mecánico es uno de los dos únicos analizadores diferenciales que aún existe en el mundo (el otro se encuentra en la Universidad de Manchester en Reino Unido).

Investigadores de la Universidad Científica de Tokio y varios colaboradores han logrado ahora restaurar el aparato tras año y medio de trabajo para que pueda volver a funcionar.

El equipo tuvo que limpiar todo el dispositivo, que tiene aproximadamente el tamaño de una mesa de ping-pong, e instalar componentes que se habían perdido. Mediante un entramado de ruedas dentadas, varas metálicas y discos movidos por motores, el analizador diferencial resolvía ecuaciones diferenciales y trazaba las curvas resultantes en papel.

Los investigadores tuvieron que emplear cuerdas de koto (instrumento musical nipón parecido a un arpa) para volver a hacer girar los discos, ya que se cree que es el material que originalmente utilizó para su construcción la Universidad Imperial de Osaka, que después enviaría el ordenador a Tokio.

De este modo, el aparato volvió a realizar operaciones de prueba esta semana durante unos 15 minutos, aunque el equipo encargado de su restauración aseguró al diario Asahi que los resultados varían en función de las condiciones de temperatura y humedad, a las que la máquina es extremadamente sensible.

Tras estas pruebas, la Universidad Científica de Tokio hará demostraciones públicas del funcionamiento de la máquina dos veces a la semana a partir del próximo año.








EP

  • La última inversión fue hace 786.000 años, y se produjo en menos de un siglo.
  • Las reversiones pueden causar mutaciones genéticas o aumentar el cáncer.
  • Los científicos han hallado nuevos datos en un lago italiano.

Cambios magnéticos en la Tierra.

La última inversión de los polos magnéticos en la Tierra, hace 786.000 años, ocurrió muy rápidamente, en menos de 100 años, más o menos el curso de una vida humana.

Esta es la conclusión de un nuevo estudio realizado por un equipo de científicos de Italia, Francia, la Universidad de Columbia y la Universidad de California en Berkeley.

El campo magnético de la Tierra se ha convulsionado muchas veces durante la historia del planeta. Su campo magnético dipolar, como el de un imán de barra, mantiene aproximadamente la misma intensidad durante miles o incluso millones de años, pero por razones no conocidas de vez en cuando se debilita y, presumiblemente durante unos miles de años, cambia de dirección.

“Es increíble la rapidez con que vemos la inversión”, dijo la estudiante graduado de Berkeley, Courtney Sprain. “Los datos paleomagnéticos están muy bien hechos. Este es uno de los mejores registros que tenemos hasta ahora de lo que sucede durante una inversión y la rapidez con estas inversiones pueden suceder.”

Sprain y Paul Renne, director del Centro de Geocronología de Berkeley, son coautores del estudio, que será publicado en la edición de noviembre de la revista International Journal Geophysical.

Red eléctrica y cáncer

El descubrimiento aporta nueva evidencia de que la intensidad del campo magnético de la Tierra está disminuyendo 10 veces más rápido de lo normal, lo que lleva a algunos geofísicos a predecir un cambio dentro de unos pocos miles de años.

A pesar de que una inversión magnética es un importante fenómeno de escala planetaria impulsada por la convección en el núcleo de hierro de la Tierra, no hay catástrofes documentadas asociadas con las reversiones pasadas, a pesar de que se ha buscado mucho en el registro geológico y biológico. Hoy, sin embargo, un cambio de este tipo podría potencialmente causar estragos en nuestra red eléctrica, generando corrientes que pueden hacerla caer.

Y puesto que el campo magnético terrestre protege la vida a partir de partículas energéticas del Sol y los rayos cósmicos, los cuales pueden causar mutaciones genéticas, el debilitamiento o pérdida temporal del campo antes de un cambio permanente podría aumentar las tasas de cáncer. El peligro para la vida sería aún mayor si estos fenómenos fueron precedidas por largos períodos de comportamiento magnético inestable. “Debemos pensar más sobre lo que serían los efectos biológicos”, dijo Renne.

Descubierto en un lago italiano

El nuevo hallazgo se basa en la medición de la alineación del campo magnético en capas de antiguos sedimentos lacustres ahora expuestos en la cuenca Sulmona, en los Apeninos de Roma, Italia. Los sedimentos del lago están intercalados con capas de cenizas procedentes de una amplia zona de volcanes.

Investigadores italianos dirigidos por Leonardo Sagnotti del Instituto Nacional de Geofísica y Vulcanología de Roma miden las direcciones del campo magnético congelado en los sedimentos, ya que se acumulan en el fondo del antiguo lago.

Sparin y Renne utilizaron datación por argón-argón, un método ampliamente utilizado para determinar la edad de rocas, para determinar la edad de las capas de ceniza por encima y por debajo de la capa de sedimento y que grabó la última inversión. Estas fechas fueron confirmadas por su colega y ex estudiante postdoctoral de la UC Berkeley Sebastien Nomade, del Laboratorio de Medio Ambiente y Ciencias del Clima en Gif-sur-Yvette, Francia.

Debido a que los sedimentos del lago se depositaron a una velocidad alta y constante durante un período de 10.000 años, el equipo fue capaz de interpolar la fecha de la capa que muestra la inversión magnética, llamado la transición Matuyama-Brunhes, hace aproximadamente 786.000 años. Esta fecha es mucho más precisa que la de estudios anteriores, que colocan la inversión entre hace 770.000 y 795.000 años.

“Lo que es increíble es que se pasa de polaridad inversa a un campo que es normal con prácticamente nada en el medio, lo que significa que tuvo que haber sucedido muy rápidamente, probablemente en menos de 100 años”, dijo Renne.

Independientemente de que el nuevo hallazgo se traduce en problemas para la civilización moderna, es probable que ayudará a los investigadores a entender cómo y por qué el campo magnético de la Tierra invierte la polaridad de forma episódica, dijo Renne.

El registro magnético del equipo muestra que la inversión de 180 grados repentina del campo fue precedida por un período de inestabilidad que se extendió más de 6.000 años.

La inestabilidad incluyó dos intervalos de baja intensidad del campo magnético, que duró alrededor de 2.000 años cada uno. Los rápidos cambios en las orientaciones sobre el terreno pueden haber ocurrido en el primer intervalo de baja resistencia. La inversión de la polaridad magnética completa ocurrió hacia el final del más reciente intervalo de intensidad de campo baja.

EP

  • Pertenecen al Centro de Astrobiología (CAB).
  • Las claves son cómo se pueden identificar las huellas que deja la vida no sólo en la Tierra sino también en otros lugares como Marte.
  • El objetivo último es prepararse para la misión Mars2020.

Marte

Un grupo de investigación del Centro de Astrobiología (CAB) ha sido uno de los equipos seleccionados por el NASA Astrobiology Institute (NAI)en su nuevo programa para estudiar las posibles huellas de vida en Marte.

Este es el resultado de una competición que, recientemente, puso en marcha el NAI con el fin de seleccionar los proyectos que formarían parte de un programa más amplio. Concretamente, de estudio del origen, la evolución y el futuro de la vida en el Universo.

El SETI Institute es una de las siete instituciones americanas que participará en este programa con su proyecto ‘Modificación de entornos planetarios y huellas de Vida en Marte’ en el que está incluido como co-investigador internacional el científico del CAB Víctor Parro.

Este investigador es jefe del grupo de Biomoléculas en Exploración Planetaria y del Departamento de Evolución Molecular del CAB. “Lo más fascinante de este programa es que nos estamos preparando para buscar las huellas de posible vida en Marte”, ha explicado Parro.

Las claves en el estudio de este proyecto, dirigido por Nathalie Carbol, experta en geología planetaria, son cómo se puede identificar las huellas que deja la vida no sólo en la Tierra sino también en otros lugares como Marte y cómo la presencia de la vida en un planeta puede cambiar sus condiciones. En definitiva, entender dónde buscar vida, qué buscar, y cómo reconocer las evidencia de vida pasada o presente.

El objetivo último es prepararse para la misión Mars2020, entre cuyos futuros experimentos ya figura uno diseñado por el CAB. Una parte muy importante en el nuevo proyecto será el trabajo de campo en los análogos terrestres de Marte, lugares en la Tierra donde las condiciones son similares a las de Marte.

Explorar desde aire y tierra

La idea es explorar estos lugares desde satélites, desde el aire y en tierra analizando microscópicamente sus condiciones para entender cómo la vida allí presente cambia el entorno y, por tanto, qué huellas inequívocas deja.

La financiación media para cada institución será de unos 8 millones de dólares aproximadamente. Igualmente, los equipos interdisciplinares pasarán a ser miembros del NASA Astrobiology Institute. Estos equipos interdisciplinares aportarán su conocimiento y experiencia al programa del NAI y se integrarán en su estructura colaborativa, generando una interacción muy productiva con los otros miembros.

EUROPA PRESS

  • “Descarto los ovnis, y no creo que haya una conspiración de Estados Unidos para ocultar las pruebas y quedarse con toda la tecnología alienígena”, ha indicado.
  • Hawking no ha rechazado que pueda haber otros planetas, ya que el satélite Kepler estima que un 5% de las estrellas tiene “planetas semejantes” a la Tierra.
  • El físico teórico se encuentra en el Festival Starmus que se ha celebrado esta semana en la isla de Tenerife.
  • Stephen Hawking: “No hay ningún Dios, los milagros no son compatibles con la ciencia”.

Stephen Hawking

El físico teórico Stephen Hawking espera que la fusión nuclear sea el “gran avance tecnológico” de los próximos 100 años, ya que permitiría “resolver” el problema energético del planeta y superar los gases de efecto invernadero.

En un breve coloquio mantenido con asistentes a la jornada de clausura del Festival Starmus, ha dicho que los científicos “nunca” se quedarán sin “descubrimientos” ya que “cuanto más descubrimos más misterios hay”. En la física, por ejemplo, ha apuntado que aún no se comprenden las “implicaciones” de la teoría de las cuerdas y si es correcta, porque no hay evidencia experimental.

Hawking ha insistido en que la vida se ha creado de manera “espontánea”, y no ha rechazado que pueda haber otros planetas, ya que el satélite Kepler estima que un 5% de las estrellas de la galaxia tiene “planetas semejantes” a la Tierra, pero tienen que estar en “zona de habitabilidad” para que puede haber agua líquida.

“No sabemos cómo surgió la vida por primera vez, pero tenemos fósiles de solo 500 millones de años, así que la vida apareció en cuanto pudo. Descarto los ovnis, y no creo que haya una conspiración de Estados Unidos para ocultar las pruebas y quedarse con toda la tecnología alienígena”, ha indicado.

Además, ha apuntado que si existiera la opción de viajar en el tiempo, “preferiría viajar al futuro” porque el pasado “ya se conoce” y la predicción es más difícil. “Por eso, la del tiempo no es fiable”, ha apuntado.

EFE

  • El célebre biólogo evolucionista cree que si algún día se confirmara el hallazgo, tendría “un efecto dramático” en la concepción del universo.
  • Dawkins dio una ponencia en el Starmus Festival de Tenerife.
  • En ella, contó con el invitado de lujo del evento: Stephen Hawking.

Richard  Dawkins

Richard Dawkins, biólogo evolucionista, afirmó este lunes en la segunda edición del Starmus Festival que se celebra en Tenerife, que si hubiera vida extraterrestre cambiaríamos la visión “humanocéntrica” (antropocéntrica) que tenemos del universo.

Hallar posibilidad de vida fuera de La Tierra, hecho que hasta el momento no se ha producido, tendría a juicio de Dawkins, “un efecto dramático” si cabe, en la concepción del universo, pero es algo “que me encantaría”, aseguró.

Este experto, defensor a ultranza de la teoría de la evolución de Darwin, impartió la conferencia “Una taxonomía tentativa de vida extraterrestre” ante estudiantes de Física y con la presencia de Stephen Hawking, invitado estrella de este Festival sobre astronomía.

Hawking, físico teórico autor de La breve historia del tiempo hablará el martes de “El origen del Universo”.

Probabilidad de otras formas de vida

Richard Dawkins aseguró que se entiende lo suficiente acerca de los hechos de la vida para poder hablar de la probabilidad de que haya otras formas en otros planetas.

Y es que sería “arrogante” pensar en cualquier sugerencia “de que estamos solos”, según el científico.

“Si fuéramos uno de estos que creen que estamos solos en el Universo, cualquier tipo de especulación acerca del origen de la vida en este planeta fracasaría”, subrayó.

Dawkins hizo un símil de cómo ha evolucionado las especies en la Tierra y la probabilidad de que lo hagan otras formas de vida en otros planetas.

También dijo que el hecho de que no se haya conocido vida extraterrestre no quiere decir que no exista pues, agregó, “tampoco conocemos a muchas personas que viven en el mismo planeta que el nuestro”.

“Es probable también que ninguna forma de vida se encuentre con otra”, aseguró Dawkins.

El camino para hallar vida fuera de nuestro planeta aún es incierto, subrayó.

“No estoy seguro de que en cincuenta años podamos por ejemplo hallar algo en Marte, pero me encantaría pensarlo” apostilló el biólogo, quien apoya el proyecto Seti que busca vida extraterrestre.

¿Comunicarnos por radiofrecuencia?

Parece que la comunicación a través de radiofrecuencia, no en contacto directo, podría despejar algunas incógnitas.

Mostrando algunos seres del planeta, Dawkins insistió en que la evolución debe ser darwiniana pues no hay otra propuesta que haya podido generar un tipo de probabilidad estadística.

“Todas las especies tienen sus formas de supervivencia y todas tienden a sobrevivir”, sostuvo.

En este sentido explicó que la teoría evolucionista de Darwin podría ser viable a otras formas de vida en el Universo.

Dawkins también se preguntó si la vida está basada en el carbón o en las proteínas, ésta última, una catalizadora muy efectiva pues su molécula puede asumir cualquier forma tridimensional.

“La vida en nuestro planeta es una asociación entre el ADN y la proteína que ejecuta la vida”, sostiene el científico, quien enumeró veinte aminoácidos básicos.

También la gravedad es otro componente básico para que haya existencia en nuestro planeta. “Sin gravedad los animales estarían desregulados”, dijo Dawkins.

El biólogo especuló con que quizás haya forma de vida bacteriana “pero debe cruzar un umbral de comunicación cósmica para que la podamos conocer”.

Y es que ante estos interrogantes que de momento no tienen respuesta, el biólogo evolucionista opina que la forma de vida alienígena “debe de ser sofisticada para poder tener un trasmisor y comunicarse con nosotros”.

1